ADICCIÓN A LA TECNOLOGÍA

La adicción a la tecnología es un fenómeno relativamente reciente.

SE DEFINE COMO UN CIERTO NIVEL DE PÉRDIDA DE CONTROL EN EL USO DE DIVERSAS TECNOLOGÍAS QUE INVOLUCRAN INTERNET, SMARTPHONES, TABLETS, VIDEO JUEGOS, Y PARTICIPACIÓN EN REDES SOCIALES.

Estudios en Europa y EEUU estiman que entre el 1,5% y el 8,2% de la población padece de este problema.

Si bien los primeros centros para tratar la adicción a internet se crearon en 1995 en EEUU, hoy en día sigue siendo un problema bastante desconocido. Esto lleva a que las familias y los colegios no sepan bien qué hacer cuando se encuentran con dificultades en este ámbito.

Tal como sucede con el resto de las adicciones, normalmente a la persona que tiene el problema le cuesta mucho darse cuenta de que lo padece. Más difícil aún es que pida ayuda para solucionarlo. Por este motivo es vital que los familiares sean los que tomen la decisión de enfrentar la situación y sean ellos los que busquen ayuda. Muchas veces puede ser recomendable que los familiares consulten primero sin el potencial paciente, de manera de poder elaborar una estrategia efectiva para enfrentar al miembro de la familia que tiene el problema.