TRATAMIENTO

Algunos síntomas que definen algún grado de adicción a la tecnología pueden ser los siguientes:

Revisar compulsivamente los mensajes de texto de diverso tipo.

Cambio frecuente del estatus en Facebook, o subida frecuente de fotos a Facebook o Instagram.

Una sensación de euforia mientras se está en las redes.

Retirada de las relaciones sociales que no son vía internet.

Pérdida de interés en actividades que no involucran un teléfono, un computador u otra plataforma electrónica.

Sensaciones de inquietud cuando no es posible acceder a estar online.

Si se ha desarrollado una adicción a la tecnología, no va a ser fácil que la persona lo reconozca. Por este motivo, es muy importante que cualquier consulta y tratamiento involucre a terceros significativos, normalmente los familiares.

El tratamiento busca que la persona vuelva a tener un equilibrio en los interese de su vida, pudiendo darle a los elementos tecnológicos su justa importancia. En ese proceso la ayuda, y muchas veces también presión, de la familia jugará un rol fundamental, ya que por sí sola la persona con el problema no tendrá la fuerza para realizar los cambios que se necesitan.

Los cambios se van produciendo de manera progresiva, reemplazándose el círculo vicioso de la conducta repetitiva por un círculo virtuosos de ampliación de los intereses.



.